Menú Cerrar

Mononucleosis infecciosa: la gran simuladora!!

La mononucleosis infecciosa o enfermedad del beso, es una enfermedad viral producida por un virus llamado Virus Epstein Barr. Esta produce inflamación de los ganglios linfáticos de casi todo nuestro cuerpo como característica principal y es común que su sintomatología variada se asemeje bastante a enfermedades potencialmente fatales. Por esto es que decidí calificarla como la gran simuladora.

Cuales son los síntomas de la mononucleosis en niños

Presenta un periodo de incubación (sin síntomas) que suele durar entre 7 y 14 días . Puede afectar no solo a los niños, como a los adolescentes y adultos jóvenes, pero es más común en las personas entre los 15 y 35 años.

Como ocurre con casi todas las enfermedades, cada persona puede presentar distintos síntomas, aunque generalmente presenta síntomas como: fiebre, ganglios linfáticos inflamados en el cuello, axilas e ingles, fatiga constante y persistente, dolor de garganta debido a amigdalitis con placas blanquecinas, pérdida de apetito, dificultad al tragar, dolores musculares, agrandamiento del bazo (órgano ubicado bajo las costillas del lado izquierdo, en la parte alta del abdomen), agrandamiento y molestias en el hígado lo que provoca el tono amarillo de la piel (ictericia), los ojos, y las membranas mucosas.

Como se hace el diagnóstico de la mononucleosis?

Después de observar la variedad de síntomas y tener una sospecha del diagnóstico, un hemograma nos puede aumentar la sospecha y lo confirmamos con la realización de un análisis que comprueba la presencia del virus en la sangre (serología IgM e IgG). También debe realizarse un exudado faringeo para descartar amigdalitis por estreptococo.

Es una enfermedad benigna que no necesita de un aislamiento. Sin embargo, puede ser transmitida una persona a otra a través de la tos, estornudo o los besos, por lo cual algunos la llaman de la «enfermedad del beso» y se observa con frecuencia en adolescentes.

Como es el tratamiento de la mononucleosis en niños?

No existe un tratamiento específico contra el virus. Es conveniente mantener al niño en reposo en cama o relajado en casa por los menos de 2 a 3 semanas.

Deben evitarse los deportes y ejercicios físicos. El descanso es primordial. Es recomendable aumentar la ingesta de líquidos para controlar la deshidratación por fiebre. Loa antitérmicos si la temperatura sobrepasa los 38 grados centígrados.

Qué complicaciones podemos encontrar?

La preocupación mas seria de la enfermedad es que el bazo se puede agrandar y romper. El reposo absoluto se indica en estos casos.

Controles periódicos con el pediatra son fundamentales para evaluar cualquier eventualidad.

La enfermedad puede durar de una a varias semanas y cura en general sin secuelas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *