Menú Cerrar

Catarro o resfrío común: Tiene tratamiento específico?

El catarro o resfrío común es una afección de las vías aéreas superiores (nariz, garganta y oido), caracterizado por tos, secreciones, mucosidad y obstrucción nasal, que dificultan la respiración del niño. También se puede presentar con fiebre y malestar general.

Este cuadro es una afección causada por virus (existen cerca de 200 virus que pueden producirlo) y son muy comunes en la infancia. Pero el más frecuente es el rinovirus.

Son más frecuentes en época de fríos y cuando el niño o el bebé empieza a ir a la guardería o al colegio, ya que se encontrará repetidamente expuesto a nuevos virus.

El catarro de vías aéreas superiores, que se conoce como resfrío común, incluye una variedad de síntomas que se deben a la inflamación de la mucosa (capa de células) que recubre las vías respiratorias y que va desde la nariz hasta los bronquios.

Y así nos podemos encontrar con una rinitis (moco nasal), una faringitis (dolor de garganta), una laringitis (tos ronca o de perro) o una bronquitis (tos y ruidos respiratorios). Además de la fiebre que en general no es muy alta y cede facil con antitérmicos.

Los bebés, al tener un sistema inmunológico más inmaduro, suelen presentar fiebre con más frecuencia, ya que la fiebre es un mecanismo que eleva las defensas del organismo. Aunque constituyen la causa de consulta al pediatra más frecuente, generalmente se curan solos en el plazo de unos siete días y no dejan secuelas.

Como se contagia el catarro?

Los virus que producen este cuadro, pasan de un niño a otro, o de una persona a otra, a través de las secreciones de las vías respiratorias (donde habitan) que se expulsan al aire con la tos y los estornudos, o por medio de objetos contaminados con estas secreciones.

Entran en el organismo a través de la boca, la nariz o la fina mucosa que recubre los ojos (conjuntiva) y aprovechan el momento en que se enfrían las mucosas (época fría). Está demostrado que las manos intervienen mucho en la transmisión por contato.

En el caso de los niños pequeños, es más fácil el contagio, al compartir objetos y juguetes que chupan, y porque tienden al contacto directo con las manos y la cara.

Hay un tratamiento específico?

No. Lamentablemente es una enfermedad que se autolimita sola, cuando las propias defensas del niño la combaten. Solo se realiza tratamiento para mejorar los síntomas como aplicar unas gotas de solución fisiológica en fosas nasales y aspirar las secreciones, ofrecer mucho líquido para mantener una buena hidratación, antitérmicos para la fiebre y el malestar general.

Es importante que el niño aprenda a sonarse la nariz correctamente. En caso de complicaciones mayores como persistencia de la fiebre por mas de 24-48 hs, dolor de cabeza intenso, dolor de oido que no cede con antitermico o dificultad para respirar… se debe consultar al pediatra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *